DIARIO DE LA PANDEMIA

Un proyecto del ramo de fotografía periodística vespertino 2020

Se descarta desconfinamiento en Providencia y Santiago: “Es muy prematuro”

Mascarilla botada en la calle.

Texto y fotos: Jorge Sepúlveda

 

La autoridad de Salud se refirió al plan de desconfinamiento y llamó a la paciencia a los habitantes de la Región Metropolitana, debido a que “solo llevamos cinco días del desconfinamiento de las otras comunas”.

La subsecretaria de Salud Pública, Paula Daza, se mostró satisfecha con la fase de transición de algunas comunas de la Región Metropolitana y de momento, descartó el desconfinamiento de Providencia y Santiago al menos durante esta semana.

“En esta fase de transición hemos tenido una buena evaluación. Hay comunas que nos preocupan por el aumento de la movilidad, como la de Lo Barnechea y Til Til. Sabemos que esta nueva etapa implica en una posibilidad de mayor contagio, por eso insistimos en las medidas sanitarias para evitar un aumento de casos”, señaló la autoridad del Minsal.

Acerca de la posibilidad de incluir nuevas comunas a la etapa de transición, afirmó: “Todavía tenemos que ser muy prudentes. Tenemos que ver cuál es la evaluación de las comunas que se han desconfinado y luego ir evaluando las otras comunas”.

Además, descartó que se tome una decisión pronto respecto de Providencia y Santiago: “Esas comunas han evolucionado muy positivamente, sin embargo tienen una población flotante muy importante, lo cual hace que sean más riesgosas. Es demasiado prematuro, es un poco apresurado tomar una decisión, esperamos evaluarlo más adelante. Recién llevamos cinco días del desconfinamiento de las otras comunas. Por lo tanto, en este momento no nos parece oportuno seguir tomando medidas en la Región Metropolitana”.

Finalmente, anticipó que no habrá vacunas hasta el próximo año: “Hay vacunas de China y de Inglaterra que tienen la posibilidad de implementarse en Chile, pero aún queda camino por recorrer. Antes de marzo del próximo año es difícil que la tengamos”.

Consultorios y baja de casos Covid-19

puerta de acceso a box de enfermería consultoria Dr. Albertz Cerro navia, 4 de agosto 2020, FOTO/ Flavio Gálvez

Texto y fotos: Flavio Gálvez

 

Desde el 18 de octubre del año 2019 parece que todo es mirado bajo otro prisma y más vale que así sea, el Chile aletargado, compungido e impertérrito pareciera o muchos queremos creer que hay que dejarlo atrás, mucho tiempo vivimos en una fantasía y falsa realidad que nos nublo la vista y nos hizo creer que nuestra patria era la panacea de Latino América; sabemos ya que es una mentira y que el Chile de las 4×4 y malls en cada esquina es una farsa.

El bajo pueblo aprendió a vivir en la eterna “calilla”, la fila para el pinchazo en el “poli” y el préstamo para comprar zapatos y útiles para el colegio  cada marzo, en las siguientes fotografías pretendo mostrar una precariedad de la que tengo absoluta certeza merecemos y debemos sacudirnos de una vez por todas.

No resulta grato para asistentes y trabajadores de los consultorios de la periferia tener las instalaciones de 40 años atrás, pareciera que los municipios de las comunas pobres viven al día al igual que los pacientes que acuden a diario a sus desmejoradas instalaciones.

Se habla de una supuesta baja en el numero de contagiados de coronavirus en Chile según cifras del gobierno, sin embargo el problema en Chile todos tenemos certeza de que es más profundo, las desigualdades y precarias condiciones laborales del personal de salud son problema serio y ni ellos ni los pacientes resisten más.

Conversación en tiempos de pandemia

Video y entrevista : Pedro Mariani

Bicicleta ¿La nueva movilidad en Pandemia?

Una mujer con mascarilla se desplaza en bicicleta con víveres en el canasto luego de realizar las compras en la comuna de Providencia, Santiago de Chile en el contexto de Pandemia y cuarentena total en la Región Metropolitana.

Texto y fotos: Valentina Zanetta

 

La experiencia cotidiana y el desplazamiento por la ciudad muchas veces se ha transformado en una experiencia desagradable para la gran mayoría de la población. Hasta dos horas de viaje “de la casa al trabajo” son los que recorren los Santiaguinos a diario. La movilidad y el transporte resultan estar desigualmente distribuidos en la ciudad y esto perjudica a quienes viven más lejos del centro urbano.

Ante la pandemia que enfrenta Chile y el mundo por el COVID-19 las bicicletas se observan como una alternativa para atenuar la propagación del virus en trayectos diarios, ya que, permite cumplir las distancias de seguridad y mejorar las condiciones físicas.  Muchas personas han optado por este medio de transporte, deporte y recreación, pero también ha aumentado su uso como medio de trabajo; miles de repartidores que se han reconvertido para apaliar los efectos la grave crisis de cesantía que vive el país.

Al parecer, en este escenario de nueva movilidad donde ha aumentado considerablemente el uso de la bicicleta, las normas que aseguren la vida del ciclista, la infraestructura y la distribución del espacio se encuentran al debe, considerando que en Chile la mayoría del espacio vial se encuentra destinado a los autos particulares y que son una fuente relevante de contaminación ambiental. Los atochamientos aumentan los tiempos de desplazamiento incluso para quienes viajan en transporte público.

En este sentido, el uso de la bicicleta plantea múltiples desafíos para quienes piensan y habitan la ciudad. En Chile se está buscando reconocer su uso esencial contra el Covid-19 y de poco se comienza a visibilizar la importancia y el valor que tiene para mejorar la calidad de vida de los citadinos.

Santiago centro: Entre la cuarentena y la crisis

Avisos informativos de la Olla Común organizada por vecinos del Barrio Balmaceda para enfrentar la crisis económica producto de la pandemia por COVID-19

Texto y fotos: Ignacio Torres

 

Viviendo uno de los confinamientos más largos que se han desarrollado en el planeta producto de la crisis sanitaria por el COVID-19, la zona norte de Santiago Centro vive también una dura crisis económica.

Locales comerciales cerrados o con un funcionamiento duramente acotado tanto en sus horarios como en su capacidad de atención a clientes, ventas ambulantes de sobrevivencia desplegadas por las principales calles del territorio y ollas comunes levantadas por los propios vecinos en distintos puntos de la comuna para hacer frente a la escasez y la cesantía, son las muestras más visibles de la crisis económica que ha llegado a la comuna más central de la capital de Chile, como consecuencia social de la pandemia que mantiene a la zona en cuarentena ininterrumpida y permanente desde fines de marzo.

En medio de la situación, surgen exigencias de mayores medidas gubernamentales para paliar la crisis, como el “Impuesto a los Súper Ricos”, que se discute en el Congreso Nacional luego que el Poder Legislativo aprobara el retiro de fondos de las AFP, una medida histórica que por primera vez en décadas logró tocar el sistema de pensiones establecido en Chile en plena Dictadura. Algo inédito en el país, que sucedió debido a la gravedad de la crisis producto de la pandemia, y que se convierte en la antesala de otro hecho nunca antes visto en Chile: un Proceso Constituyente que partirá en Octubre, con un Plebiscito, justo cuando se supone que el país estará saliendo de la crisis sanitaria producida por el coronavirus, pero aún le quedará bastante trecho para recuperar las cifras económicas duramente afectadas por los meses de encierro y actividad laboral reducida para reducir la propagación del COVID-19, que ya cobró casi diez mil vidas en todo el territorio.